Una visita con malos recuerdos para el UCAM CB


Cate, a la derecha, protege el balón rodeado de jugadores del Bilbao Basket en el partido de la temporada pasada en el Palacio de Deportes, que acabó 82-90 para los vascos. / JAVIER CARRIÓN / AGM

Baloncesto | Liga Endesa

Los dos últimos choques contra el Bilbao en el Palacio fueron dramáticos y resueltos en contra de los murcianos, que hoy quieren amarrar la victoria

Emilio Sánchez Bolea

Segundo partido consecutivo del UCAM en el Palacio, que ocho días atrás dejó escapar ante el Unicaja un partido que parecía tener en su mano y en el que, como reconoció su entrenador Sito Alonso, faltó «rematar» a su rival, que de la mano de Jaime Fernández supo jugar con más experiencia unos minutos finales en el que al UCAM se le fundieron los plomos para no anotar canasta en los casi últimos cuatro minutos.

Una semana después, de nuevo ante su afición y sobre el mismo escenario, el rodado UCAM quiere resarcirse ante un Bilbao Basket que no le trae buenos recuerdos de sus últimas dos visitas. Dos temporadas atrás, el partido que midió a ambos equipos fue el más flojo de anotación de toda la temporada (56-57), que caía del lado de los bilbaínos con un triple de Axel Bouteille -desde una posición muy similar a desde la que se sentenciaba el choque de la semana pasada, jugando para el Unicaja- que dejaba muy tocado al UCAM, que no tardaría en reconstruir medio equipo con la temporada en liza antes del parón por la propagación del coronavirus.

La temporada pasada, con el cuadro dirigido por Álex Mumbrú, exjugador de Sito, toda la campaña moviéndose entre los últimos puestos de la clasificación, logrando salvarse del descenso de manera agónica, sorprendió al UCAM robando la victoria en Murcia gracias a un inicio fulgurante (15-28 el primer cuarto) con un Balvin que abusaba de su poder sobre los pívots del equipo universitario, que en la segunda parte forzó la prórroga, una en la que los de negro jugaron mejor sus opciones.

Hoy, el Bilbao pisa el Palacio de los Deportes como colista de la Liga Endesa y como único equipo -junto al Andorra de Ibon Navarro- que aún no sabe lo que es ganar esta temporada. Entre las principales novedades del renovado cuadro de Mumbrú, la presencia de Rafa Luz en el puesto de base, exjugador del UCAM que la temporada pasada fue despedido mediada la temporada, la del dominicano Ángel Delgado en el interior -rey del rebote el año pasado con el Estudiantes-, y la del americano Andrew Goudelock en la línea exterior como principal opción ofensiva, un escolta con pasado NBA y que fue bautizado en su día por el extrañado Kobe Bryant como la ‘mini-mamba’, en referencia a su facilidad para conseguir canastas y apelando al apodo que acompañó al fantástico escolta, el de la ‘mamba negra’. Quien no está claro que pueda estar disponible para Mumbrú es el pívot Jeff Withey, también con trayectoria NBA a sus espaldas, que hace una semana fue operado de una fractura con desplazamiento de los huesos propios de la nariz, y al que se le ha fabricado una máscara facial protectora en caso de finalmente sumarse al partido.

Más de Webb III y mejor gestión

Para conseguir saldar el duelo de su lado, el UCAM no solo precisa de jugar con mayor madurez determinados momentos de los partidos, como un hipotético final apretado, sino contar con la implicación ofensiva de uno de sus mejores jugadores, James Webb III. El versátil ala-pívot, renovación prioritaria de la pasada postemporada para Alejandro Gómez, se marchó del último partido sin anotar en más de veinte minutos en juego, fallando sus cinco tiros intentados. Quizás generoso de más, ya que son muchas las diferentes cosas que puede aportar al equipo en pista, su anotación es algo con lo que necesita contar el equipo de Sito en una dosis más o menos regular.

Con el recuerdo de ese último partido aún fresco en la memoria, Sito Alonso tenía claro en la comparecencia previa ante los medios de comunicación que «debemos saber manejar las situaciones de ventaja y la gestión de faltas de los últimos minutos», las dos grandes claves de cómo se le escapó el triunfo de la última jornada. También fueron objeto de debate en el final de partido las rotaciones de Sito, que decidió sustituir a un inspirado Davis para dar entrada a McFadden, su escolta titular, desacertado y apresurado en estos últimos instantes en el lanzamiento de tres.

Ver noticia en: www.laverdad.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *