Un ao de la muerte de Maradona: «An cuesta creer que se nos haya ido»


25 de noviembre de 2020. 17.30 (aprox.). «Estn dando en Argentina que Maradona ha muerto!», gritaron en la redaccin de MARCA. Era una fra tarde de Champions, un da ms en una oficina en la que, a esas horas, no haba mucha gente. As vivimos la noticia de la muerte de Diego Maradona hace un ao. El 25 de noviembre ser un da antiptico para los maradonianos y/o los que le pudimos conocer personalmente.

Durante todo este ao, como le ha pasado, seguro, a mucha gente, nos han venido muchas imgenes de alguien que, creamos, era inmortal. Yo me lo he repetido, a menudo:’an no me creo que El Diez se nos haya ido para siempre’.

Le pasa igual a la gente que estuvo muy cerca de l -que eran muy pocos- en los ltimos das de su vida. Estos das los pasan con mucha tristeza en el cuerpo. No era una leyenda, no era una persona ms. El Diez era dios para muchos. Y el recuerdo as lo plasma.

En estos 365 das, han sido innumerables los homenajes que le han rendido en todo el mundo: Buenos Aires, Npoles… o cualquier rincn futbolero han recordado la figura de un tipo polmico, genial en la cancha y que dej huella -en todos los sentidos- en el mundo del ftbol: Diego Maradona.

Messi recuerda en MARCA a Maradona en el aniversario de su muerte:

Messi recuerda a Maradona en el aniversario de su muerte

Lamentablemente -no digo que no existiera esa cara- su figura ha dado para muchos minutos basura en la televisin. Su legado permanece en el ftbol, pero es cierto que las circunstancias que rodearon su fallecimiento, y los das previos, dan para mucho anlisis. Aquel «edema agudo de pulmn secundario a una insuficiencia cardaca crnica reagudizada» (causa de su muerte) trae cola.

As se vivi en MARCA la muerte de Maradona

https://www.youtube.com/watch?v=3bCNLf5Sd3M

Varios culebrones abiertos

Por el momento, sigue abierta judicialmente la causa abierta por posible negligencia mdica de los siete profesionales implicados en un posible «homicidio simple»: los enfermeros Ricardo Almirn y Gisela Madrid; el coordinador de los enfermeros, Mariano Perroni; la mdica que coordinaba su internacin domiciliaria, Nancy Forlini; el psiclogo Carlos Daz; la psiquiatra Agustina Cosachov; y el neurocirujano Leopoldo Luque, mdico de cabecera de Marad y foco de todas las crticas.

El otro culebrn es su herencia, una lucha sin cuartel que apenas ha comenzado entre su abogado (Matas Morla), ya poseedor oficial, junto a las hermanas, de la marca Maradona; los propios hermanos del astro; su nica exesposa, Claudia Villafae (84-03); y sus cinco hijos reconocidos.

Pero se ser otro captulo. Nosotros, disfrutemos de su legado deportivo.

Ver noticia en: www.marca.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *