Thomas Heurtel, como anillo al dedo de Pablo Laso



El Real Madrid disputó su tercer partido de la temporada de Euroliga contra el AS Monaco. Pese a un inicio sobresaliente tanto en defensa como en ataque, con el paso de los cuartos, el conjunto del Principado fue reduciendo una ventaja que llegó a un máximo por encima de los veinte puntos.

Mike James fue la estrella del partido. Al igual que sus compañeros tuvo un inicio lento de partido, pero una vez se conectó, brindó al WiZink Center una serie de jugadas maravillosas para el espectador, pero indefendibles para su par. Por el lado madridista destacaron dos fichajes -una vez más-, además dos franceses.

 

 

Guerschon Yabusele volvió a brillar una vez más y, a su lado, estuvo Thomas Heurtel. El base galo está llegando al final de 2021 en una situación mucho más provechosa que a inicio de año. Después de verse apartado del FC Barcelona por falta de encaje en el sistema de Sarunas Jasikevicius -y todo el episodio de Estambul-, el ex de ASVEL ha encontrado su sitio en la élite europea.

En verano hubo escépticos que criticaron su contratación. Se tildaba al jugador de “egoísta”, que necesitaba sentirse el centro de un ataque para ser efectivo y, por tanto, no iba a aceptar el papel de revulsivo. Estas circunstancias, sumadas al carácter colectivo de los esquemas de Pablo Laso, podían llevar a conclusiones erróneas

En la mayoría de partidos con el Real Madrid está siendo el base titular -solo fue suplente en la primera jornada continental contra Efes para que Williams-Goss defendiese a Micic-. Laso, inclusive, ha intentado que la adaptación de Yabusele y Heurtel sea más sencilla al colocarles en quinteto titular junto a otro compatriota ya experimentado en el club, Fabien Causeur.

Las estadísticas

En cuanto a sus números en Euroliga, Heurtel promedia 11,7 puntos por partido, gracias a un 57% en tiros de dos puntos y un 45% en lanzamientos de tres -porcentaje lastrado por el mal día también a nivel colectivo en El Pireo-. La muestra de momento es pequeña, pero de mantenerse así, estaría registrando su segunda mejor marca desde la larga distancia -solo superado por el 56% de la temporada 2014-15- y también la segunda mejor en tiros cercanos, detrás de su primer año en el Barça.

Otro aspecto en el que está ayudando mucho al Madrid es en el movimiento del balón. Sus cinco asistencias de promedio, con el tope siendo siete en el partido contra el Mónaco, empiezan a pintar una escena positiva para los jugadores interiores blancos quienes, en las situaciones adecuadas, son dominantes.

Ver noticia en: www.solobasket.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *