Sevilla FC: Las ‘manos’ del Sevilla


El Sevilla no es el único equipo que sigue sin comprender exactamente cuándo el colegiado le va a señalar mano en contra. A favor no lo piensan, puesto que consideran que rara vez la balanza cae de su lado. Y eso que quien habló tras el enfado generalizado con el colegiado fue Rakitic, habitualmente pausado en sus declaraciones: «Ya sabéis que intento ser siempre muy respetuoso. Algo no ha ido como debería ir. Los criterios de las manos no la entendemos del todo. No sé por qué la nuestra sí y la suya no«.

Muñir Ruiz, debutante en Primera, señaló penalti por manos de Ocampos en la barrera. El argentino decía que le había golpeado en la cara. Lo cierto es que levantó manos entrelazadas a la altura de su cara y la pelota golpeó en ambas superficies o incluso más en las manos que en el rostro. Penalti. Esa portería, además, comienza a tener una especie de maldición en las primeras partes del Sánchez-Pizjuán. Quinto penalti en contra, contando los cuatro de Champions. Bono, un especialista en esta suerte, está viendo cómo casi le fusilan una vez por partido. Y eso que estuvo cerca de detenerlo.

Dejando fuera la competición europea, lo cierto es que el Sevilla lleva tiempo molesto con el tema de las manos, desde el curso pasado. Los sevillistas reclamaron una de Tomás Pina antes de despejar un balón dentro del área. La tenía por debajo de la cintura. Parecida a una de Balenziaga el pasado curso, en el partido donde los sevillistas se jugaban seguir con opciones de título en LaLiga. Agua. Precisamente ante el Alavés, en Vitoria, le pitaron uno en contra con Koundé tocando por los suelos la pelota. Demasiadas cosas contradictorias. También este curso hubo una mano de Diego Carlos en Anoeta. Ésta sí iba arriba. Ahí Bono acertó a pararlo.

El recuerdo de Fernando

Y todo viene, también en un momento de añadido, por el enfado que causó en el vestuario sevillista aquella mano involuntaria de Fernando antes de un gol de Ocampos, que le habría permitido al Sevilla sumar el triunfo en Mallorca. A la semana siguiente, una parecida de Luis Suárez en Mestalla no fue considerada como tal. El gol subió al marcador. Una frustración que va en aumento por Nervión.

Y el martes llega el Wolfsburgo al Sánchez-Pizjuán. Parece que la climatología sí acompañará, a excepción del frío. Cuatro penaltis en contra en casa en Champions. Lopetegui ya ha advertido a los suyos. La lección debería estar aprendida, aunque no lo parezca.

Ver noticia en: www.marca.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *