Real Murcia | Nueva Condomina: Quince años de sabor agridulce


Alrededores de la Nueva Condomina (ahora Enrique Roca) el 11 de octubre de 2006, fecha de su inauguración con un España-Argentina. / JUAN LEAL

La Nueva Condomina fue construida para que el Real Murcia se asentara en Primera, aunque ha visto más Segunda B que fútbol profesional

José Otón

Jesús Samper lo tenía todo pensado: además de llevar a cabo su proyecto urbanístico en la zona norte de la capital de la Región, quería pasar a la historia de la entidad centenaria por ser al arquitecto del nuevo Real Murcia, del que se asentara definitivamente en la élite. Proyectó un campo de 28 millones de euros que sería el escenario perfecto para que su club dejara para siempre de ser un equipo ascensor. Aseguró que sería un cinco estrellas, aunque le faltaron 18.000 asientos para conseguirlo. Todo pintaba de color de rosa pero el cuento, con el paso de los años, se convirtió en pesadilla.

Quince años después de su inauguración oficial los aficionados murcianos han disfrutado poco en un estadio que parece gafado. Solo hay que recordar cómo fue inaugurado, con un España-Argentina disputado el 11 de octubre de 2006 que dio la vuelta al mundo por el pésimo estado del césped y por la grave lesión de Maxi Rodríguez, una de las estrellas entonces de la selección albiceleste.

El inicio de la andadura del Real Murcia en su nueva casa tampoco fue para enmarcar, ya que el Valladolid le endosó un 1-4 unas semanas más tarde. Al menos, aquella campaña 2006-07 en la que el Murcia jugó a caballo entre la vieja y la Nueva Condomina acabó en ascenso, aunque el conjunto dirigido entonces por Lucas Alcaraz lo logró en El Toralín de Ponferrada, a cientos de kilómetros de su nuevo campo.

Quince años de la Nueva Condomina (ahora Enrique Roca) en quince fotos

Eso sí, al fin el Real Murcia iba a afrontar una campaña en Primera en un estadio con el que sacar pecho, con capacidad de sobra para una afición que se volcó en masa y que se las prometía muy felices. De hecho, aquel verano de 2007 el club grana alcanzó los 25.000 socios por primera vez en su historia y tuvo que dejar de vender carnés debido al porcentaje de entradas obligatorio para la venta de cada jornada.

Pero pronto la ilusión se convirtió en decepción. La campaña fue una tortura para los aficionados granas y el Murcia regresó a Segunda a las primeras de cambio. Solo ganó seis partidos, entre ellos uno al Valencia en la recta final.A partir de ahí, la vida del Murcia siempre fue a peor en su nuevo estadio: en la campaña 2008-09 la llegada de José Miguel Campos para sustituir a Clemente evitó el descenso del equipo grana a Segunda B, ruina que no pudo frenar José González, que fue el técnico grana en la desastrosa y lluviosa tarde de Montilivi, un año más tarde. Durante ese curso el Cartagena tomó la Nueva Condomina junto a 8.000 aficionados cartageneros y endosó a los murcianos un contundente 1-4 que todavía escuece en el murcianismo.

En las 14 campañas en su nuevo hogar, el Murcia ha estado siete braceando en el pozo de la Segunda B

Solo un ascenso

Iñaki Alonso rescató al Murcia del tercer escalón del fútbol español en solo un año, pero ya nada volvió a ser igual. El potencial económico de Samper, cuyos proyectos inmobiliarios no fueron bien, redundaron en una entidad que se vio inmersa en un concurso de acreedores que aún persiste.

Mirando por el retrovisor, son más las decepciones que las alegrías vividas en el ahora denominado Enrique Roca. En el único curso del equipo grana en Primera en dicho recinto sobresale el empate a uno frente al Real Madrid de Bernd Schuster del 24 de noviembre de 2007. No sería la única visita blanca en partido oficial ya que repitió en 2010 en la Copa del Rey, en la ida de los dieciseavos de final, en un duelo que acabó empate a cero con Casillas, Ramos, Benzema y Cristiano Ronaldo, entre otros, en el once de Mourinho. Aunque sin duda la visita más especial del equipo blanco se produjo el 18 de mayo de 2011, unos meses después, cuando jugó de forma gratuita en Murcia ante una selección regional en favor de las víctimas y afectados por el grave terremoto de Lorca. Al menos, aquel curso acabó con el regreso del Murcia a Segunda tras la final contra el Lugo que arrancó con un 2-0 en casa.

El año de Velázquez

En los catorce cursos completas en el nuevo estadio grana, el Murcia militó solo una en Primera, cinco en Segunda y siete en Segunda B, su periodo más largo en el tercer escalón del fútbol español en sus cien años de historia. Por lo menos, la selección española absoluta pudo jugar en Murcia cuatro veces frente a Argentina (2006), Bosnia y Herzegovina (2008), Polonia (2010) y Colombia (2017).

De sus cinco temporadas completas en Segunda solo hay dos episodios que aún perviven en el corazón de los aficionados granas. El primero, el choque ante Las Palmas del 8 de junio de 2013 y que sirvió para que, in extremis, el conjunto grana ocupara el cuarto puesto por la cola en la tabla y no descendiera a Segunda B debido al descenso administrativo del Guadalajara. La segunda: la campaña posterior de Julio Velázquez, la última temporada ilusionante del conjunto grana, un equipo que con el presupuesto más bajo de Segunda casi alcanza la Primera División.

El 1-1 ante el Madrid en 2007, el ascenso de 2012 y el año mágico con Velázquez en el banquillo, entre las escasas alegrías

Ese año, la Nueva Condomina vibró con un conjunto sólido que protagonizó grandes partidos en casa pero que se llevó el gran batacazo el 15 de junio de 2014, cuando el Murcia cayó por 1-2 ante el Córdoba en la vuelta de las semifinales por el ascenso a Primera. Semanas después el Murcia fue descendido a Segunda B por sus deudas. A Javier Tebas no le tembló el pulso.

Lo de los últimos años en Segunda B ha sido un quiero y no puedo y apenas ha dejado buenos recuerdos en la afición. De hecho, el Murcia cayó eliminado de los ‘playoff’ ante su público en casa ante el Hércules (2015), el Toledo (2016) y el Mestalla (2017).

Ver noticia en: www.laverdad.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *