Real Madrid: Una noche en La Cibeles… despus de la Copa ‘atropellada’ de Sergio Ramos


Actualizado

Subidos a La Cibeles. Creo que fue la ltima vez que nos dejaron. Antes de la pandemia, cuando el Real Madrid ganaba un ttulo, la gente se echaba a la calle (sin mascarilla!) e invada a la diosa esperando a que el equipo llegase para celebrarlo. Masivamente. Todos apretados. Eso ocurri, como siempre, el 20 de abril de 2011. Cristiano Ronaldo vol, marc y decidi la Copa del Rey en Valencia contra el Barcelona. No estaba claro que pudieran llegar a tiempo para celebrarla… pero llegaron.

Me acuerdo mucho mejor de olor a fiesta que nos rodeaba, que de las cosas que nos dijeron. Era precioso mirar alrededor y ver unas 100.000 personas cantando y coreando cualquier cosa que hicieran los jugadores. Nosotros, que no habamos dado una patada a un baln en nuestra vida, ah subidos. Imposible no venirse un poco arriba.

Pas casi todo el rato con Pepe y Ricardo Carvalho, intentando escapar al troleo de Marcelo, que estaba reventando todos los tmidos intentos de canutazo que hacamos con los protagonistas. All no haba quien entrevistara a nadie, pero se intent. Cristiano Ronaldo estaba muy cansado, y eso nos llam la atencin a todos. Intentaba seguir el ritmo de la fiesta de Marcelo, pero no era fcil. Estuvo majete, pero tranquilo.

Limando asperezas con Mou

Lo que es imposible de olvidar es la cara de «pelillos a la mar» de Mourinho. Venamos de su cabreo maysculo con el once desvelado por MARCA, de su decisin de dejar a Karanka dar una rueda de prensa previa a un Clsico, del «slo con Inda» en la conferencia de despus, mosqueadsimo. «T no hablas con mi segundo, yo slo hablo con tu director». Aquella noche el golazo de Cristiano pas pgina de un plumazo y recuerdo que hasta nos dej grabarle un par de preguntas, que luego resultaron absolutamente inservibles en medio de aquel caos. Pero termin, un poco, el mal rollo.

Sergio Ramos haba tirado la Copa al paso del autobs… y a quin le importaba? Era una noche de fiesta y esos resbalones pasan. Ese trofeo, en concreto, se ha convertido ahora en la ms especial de las 19 que ha logrado el conjunto blanco, y se exhibi, tal y como qued, en el museo de la RFEF

Hicieron tmidos intentos de sacarnos de all, claro, pero no pudieron. Al principio nos colamos tres o cuatro reporteros y, un rato despus, ya estbamos todos arriba. Ahora, desde horas antes de los partidos decisivos, suele estar vigilada y vallada. Y suben, si acaso, los jugadores solos. Pero aquella noche no.

Al volver a la redaccin, el cachondeo fue inevitable: Telemadrid haba hecho un directo exhaustivo y todo ese «venirme arriba», que yo esperaba que hubiera quedado diluido entre el cierre y la celebracin de los jugadores, se vio. Vaya si se vio. En fin, fue la noche que nos codeamos con una diosa. Cuando se podan hacer estas cosas.

Ver noticia en: www.marca.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *