Raúl López, el mito del baloncesto español, el secreto mejor guardado en el renacer de Héctor Alderete


AHéctor Alderete (19 años y 2,00 metros) le ha tocado vivir en primera persona el lado más duro del deporte profesional: las lesiones. En apenas dos años su rodilla izquierda, más concretamente el ligamento cruzado, se quebraba dejando en standby una de las carreras más prometedoras de la cantera colegial en los últimos años.

Primero un choque fortuito contra Fotis Lampropoulos en su primer entrenamiento con el primer equipo («Se me va y siento un crack…) y apenas un año más tarde vuelta al quirófano tras sólo 17 minutos en un partido con el EBA del equipo colegial. Dos años en los que Alderete tuvo que convencerse a sí mismo de que sí valía para el baloncesto y de que, más tarde o más temprano, le llegaría la oportunidad de reivindicarse en la cancha.

Llevo soñando con esto toda mi vida. Con alguna traba que otra, pero estoy aquí y estoy muy contento. Todo lo que he pasado me ha hecho más fuerte»

Héctor Alderete

Y ésta ha llegado. Tras dos años de calvario el madrileño es uno de los pilares sobre los que el Estudiantes quiere certificar su vuelta a la ACB. Él lo sabe y lo asume con la misma naturalidad con la que durante los últimos dos años acudía al gimnasio a trabajar en solitario para volver: «Empiezo con muchas ganas. Llevo soñando con esto toda mi vida. Con alguna traba que otra, pero estoy aquí y estoy muy contento. Todo lo que he pasado me ha hecho más fuerte. Todo el proceso por el que he pasado ha sido duro y me ha ayudado a crecer y a saber que aquí nadie te regala nada. Aquí nadie llega de rositas sino que sólo se llega a través del trabajo».

Un trabajo en el que ha sido fundamental la figura de Raúl López, el secreto mejor guardado en la recuperación de Héctor. El ex base de la selección y de la NBA y uno de los jugadores más brillantes de la generación dorada del baloncesto español vio su carrera marcada por culpa de las lesiones en una rodilla frágil como el cristal. Por eso, pocos como él para aconsejar a quienes tienen que vivir su misma situación.

Al final lo que tienes es que estar centrado en tí mismo y no en lo que diga el resto. Y una vez que me di cuenta de eso no pienso en las expectativas que hay sobre mi»

«En cuanto al miedo y a las expectativas que había creadas sobre mí, lo hablé con Raúl López, que me ha ayudado mucho en este caso. Él también paso por este tipo de situaciones y he estado entrenando con él«, desvela Alderete. «Me ayudó sobre todo con la cabeza, ya que las lesiones van también a la cabeza y lo que solemos hacer es ponernos presión sobre nosotros mismos. Raúl me decía que eso es un error, porque al final lo que tienes es que estar centrado en tí mismo y no en lo que diga el resto. Y una vez que me di cuenta de eso no pienso en las expectativas que hay sobre mi. Sólo pienso en jugar y en pasármelo bien».

Ver noticia en: www.marca.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *