Felipe resuelve el sudoku en el Metropolitano | LaLiga Santander 2021


Actualizado

El central brasileo marca el tanto de la victoria tras un saque de esquina. Osasuna no dej un resquicio hasta esa jugada final

Felipe celebra su gol ante Osasuna.Manu FernndezAP
  • Directo Narracin y estadsticas

La cabeza de Felipe, un central que lleva demasiado tiempo bajo sospecha, fue la llave para abrir ese portn blindado con el que Osasuna amenaz al Metropolitano. Al final, el Atltico resolvi sus dudas a baln parado, como en los viejos tiempos. Con un saque de esquina que desnud a su rival, cuando crea haber alcanzado la orilla. Fue la nica concesin de los chicos de Jagoba Arrasate. Suficiente para que los rojiblancos encuentren una firme plataforma de despegue.

Porque para desmontar a Osasuna, a este ptreo Osasuna de Arrasate, un equipo ensamblado a conciencia que, adems, disfruta lejos de El Sadar, no basta slo con ponerle empeo. No es suficiente con aguardar a que un descuido infantil te abra la puerta de par en par. El Real Madrid se encontr en el Santiago Bernabu con una roca vestida de rojo, al Atltico le toc sufrir frente a otra equipada de verde, con esos mismos argumentos. Por eso, durante la primera mitad, el Atltico apenas hizo cosquillas a Sergio Herrera. Desde el fornido punta Kike Garca, infatigable en la presin, hasta el colosal central David Garca, a los rojiblancos les toc agudizar el ingenio para encontrar un rincn por el que adentrarse.

De ese primer acto, tal vez fueran los centros de Mario Hermoso, liberado por el cambio de sistema de Simeone, con slo dos centrales, la opcin ms fiable de los locales. Con Carrasco en faenas ofensivas, junto a Griezmann y Correa, el defensa se encarg del flanco izquierdo. Incluso se atrevi a buscar la sorpresa con un disparo desde el centro del campo. Su zurda puede ser un buen recurso ante las dudas.

El retorno de Llorente

Sin embargo, la mejor opcin rojiblanca brot de la nica aventura de Marcos Llorente, tal vez maniatado en el centro del campo, tal vez falto de ritmo, tras haber estado ms de un mes lesionado. De su clsico latigazo al espacio, surgi la ocasin ms ntida para los de Simeone. Griezmann, tan activo como antes del parn, acab llevndose por delante a Herrera en su intento por rematar a puerta. Para Lemar, otro que regresaba, trepar por esa alambrada result tambin imposible. Ese primer acto fue una partida de ajedrez en la que Jan Oblak tuvo que desplegar sus tentculos para contener un furioso lanzamiento de Torr.

Volvi del vestuario un Atltico ms impetuoso. Nada como la velocidad y la precisin para desordenar a un ejrcito concienciado para no dar un paso atrs, como fue el de Osasuna. Eso s, a pesar de los bros, el guardameta Herrera, siempre bien arropado por su escolta, apenas se estremeci, ms all de otra de esas acciones relmpago de Llorente, que tanto ha echado de menos durante su baja por lesin.

Centros sin rematador

El Atltico se hart de centrar al rea y Osasuna se hart de despejar balones. Lejos de sentirse incmodos, los zagueros rojillos acabaron por familiarizarse con el asunto. En busca de una revolucin en el Metropolitano se personaron De Paul, Surez, Cunha y Kondogbia y a los rojiblancos les llev un rato ajustar sus engranajes. La grada se agit cuando Carrasco se sac una diablura de la chistera en el rea. Un quiebro por aqu, una ruleta por all y, como siempre, un mar de piernas osasunistas. Su disparo silb el poste.

Al belga le correspondera el honor de botar ese saque de esquina tardo que acab con los ardores. Como en esos primeros das de Simeone. La cabeza de Felipe, tantas veces cuestionada desde hace ya tanto, resolvi un sudoku que pareca imposible de descifrar. Una mano de Oblak certific el asunto. Muchas veces la mejor solucin es la ms inesperada.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Ver noticia en: www.elmundo.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *