Euroliga: Heurtel saca de quicio al Baskonia y el Real Madrid se da un festn | Euroliga 2020



Baskonia 60 Real Madrid 88

Actualizado

Heurtel, ante Peters, en el Buesa Arena.David AguilarEFE

El estupendo noviembre del Real Madrid tuvo su colofn en Vitoria, habitual plaza spera. Con un dominio total del escenario, los blancos sumaron su octava victoria del mes, un pleno que devino en festn ante un Baskonia que no parece mostrar mucha mejora con el cambio en su banquillo. Una paliza casi idntica a la de hace un mes en ACB y que mantiene al equipo de Pablo Laso en las cumbres de la Euroliga. [60-88: Narracin y estadsticas]

Al primer zarandeo, todo el entusiasmo inicial de los vitorianos se esfum. La defensa del Madrid fue otra vez la clave, frustrante para casi cualquiera, sin conceder en el uno contra uno e indescifrable en la pintura, donde Tavares y Poirier -y todos sus buenos aliados- siembran el terror. Tantas veces parece para los rivales como chocar contra un muro.

La noche en Vitoria tuvo un momento clave, una chispa que aceler el infierno. Cuando an prometa, cuando todava pareca haber partido, Heurtel y Baldwin, cual nios traviesos, tanto monta, monta tanto, se enzarzaron en un pique de algn codazo y otro empujn. No pas a mayores la trifulca pero, en mitad del incendio de las tribunas del Buesa contra su ex jugador -uno de tantos, en el Madrid ayer estaban tambin Poirier, Hanga, Causeur…-, los blancos vieron el resquicio para hacer trizas lo que quedaba de batalla.

Fueron cuatro triples consecutivos, dos Heurtel y dos Rudy, como dagas al corazn baskonista, que lucha estos das contra s mismo, contra ese comienzo de curso para olvidar que ha terminado con la tercera era de Dusko Ivanovic. Neven Spahija ha recuperado al menos el amor propio del colectivo (o eso parece, de momento), pero le quedan an millas en lo balonceststico. En ese imps del segundo cuarto ya se le vieron la costuras en el rebote, mientras los blancos se ponan las botas con un estupendo acierto desde el permetro.

Haba amanecido el Madrid sin bases en el quinteto, con un parcial tempranero de 2-18 y con Abalde todopoderoso. Sin hacer ruido, el gallego sum en todos los rincones de la cancha. Se fue al descanso con cinco puntos, ocho rebotes y cuatro asistencias, aunque el puntal blanco haba sido Causeur, ese asesino silencioso que tan buena forma luce este otoo.

La diferencia no hizo nada ms que aumentar. Porque los de Laso estaban en modo cicln ofensivo, confiadsimos, aprovechando las segundas oportunidades, jugando en transicin a la mnima oportunidad. Apenas las extraas prdidas en primera lnea les perjudicaban y slo Enoch al comienzo y despus Fontecchio lograba encontrar algn resquicio en la pintura visitantes, que, por momentos, pareca un muro infranqueable. Un triple sobre la bocina del tercer cuarto de Hanga, totalmente desequilibrado, fue el mejor sntoma de lo que estaba ocurriendo en la cancha.

Haca rato que se haba acabado lo que se daba, con ventajas que rondaron los 30 puntos. Otro sonrojo para un Baskonia tan lejos de lo que era, que no termina de abandonar su calvario particular.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Ver noticia en: www.elmundo.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *