El Real Madrid no se deja sorprender dos veces por el UCAM


Imagen del amistoso ante el Real Madrid. / UCAM

Baloncesto

En la reedición del amistoso del miércoles, los blancos fueron notablemente superiores a los de Sito Alonso, muy desacertados

Emilio Sánchez Bolea

Cerraba esta noche su corta pretemporada el Real Madrid, y después de la derrota ante el UCAM del pasado miércoles, y frente al Unicaja anoche en la apertura de este Torneo Costa del Sol que aún traerá un Unicaja-UCAM mañana, el poco orgullo que hay en juego por estas fechas no había de ser perdido. O al menos así pareció entenderlo el equipo de Pablo Laso, que como gran cambio respecto a su enfrentamiento ante los murcianos del otro día partió de inicio con la clara intención de marcar territorio a partir de la defensa, pues pasados seis minutos apenas eran seis los puntos del UCAM y antes del cierre del primer cuarto ya llegó la primera diferencia de diez tantos (20-10, minuto 9), una que no fueron capaces de reducir los de Sito Alonso en casi la totalidad del encuentro.

De nuevo con muchas ausencias destacadas -Rudy Fernández, Anthony Randolph, Trey Thompkins y Edy Tavares-, y uniéndose hoy la de Llull por decisión de Laso y la de Heurtel por una torcedura de tobillo a mitad de partido, el Real Madrid dio un paso adelante de nuevo gracias al liderazgo de su dupla francesa Causeur-Poirier, de los más participativos en ataque hasta que cogieron el testigo los dos jóvenes nacionales que están llamados a dar relevo a los más veteranos del vestuario blanco, Alocén y Abalde.


80
Real Madrid

Heurtel (0), Causeur (11), Hanga (5), Yabusele (4) y Poirier (17) -quinteto titular- Williams-Goss (6), Núñez (0), Abalde (13), Alocén (11), Llull, Ndiaye (5) y Taylor (8).


65
UCAM Murcia

Taylor (6), McFadden (11), Czerapowicz (3), Webb III (12) y Lima (5) -quinteto titular- Davis (3), Bellas (4), Malmanis (2), Radovic (6), Cate (8), Rojas (5) y Vasileiadis (0).

  • Parciales.
    23-14, 16-13 (39-27), 21-19 (60-46) y 20-15 (80-65).

  • Incidencias.
    alacio de Deportes José María Martín Carpena de Málaga, unos 500 espectadores. Amistoso de pretemporada.

Precisamente el alero, que representó a España en los pasados Juegos Olímpicos de Tokio, fue uno de los nombres propios en el gran estirón blanco del segundo cuarto, cuando sus puntos ante la defensa de un sufrido Vasileiadis daban ya diferencias muy serias (37-20, minuto 17). Mientras, Sito seguía sin encontrar los efectivos que le permitiesen dar algo más de guerra, pues la fluidez anotadora que habían dado Cate y Radovic quedó en espejismo, Bellas aún parece estar algún paso por detrás físicamente -se ausentó el miércoles por lesión- y hay jugadores, como Webb III, que anotó siete de sus puntos en los últimos minutos y con el partido ya roto, a los que se sigue sin ver.

No tuvo su mejor día tampoco McFadden, pero sí algunos de sus chispazos previos al descanso permitieron al UCAM evitar una herida demasiado abierta antes de marchar a vestuarios (39-27, descanso), donde la principal urgencia de Sito era encontrar la manera de hacer sentir más cómodos a sus generadores de juego, pues los bajos porcentajes y la falta de oportunidades claras estaban dándose, especialmente, por la gris actuación de Taylor y Davis, muy acelerados y máximos responsables de hacer jugar a su equipo.

Un espejismo que en eso queda

Si el UCAM no quería que el partido se le hiciera especialmente largo, fundamental era no esperar mucho para entrar en calor en la reanudación. Por fortuna, el acierto que tanto estaba costando encontrar llegaría con un rápido parcial de 0-8 con tres canastas de las que hacen a un equipo creer en sí mismo: triple de Rojas, ‘alley-oop’ de Lima y triple tras robo rápido de McFadden (41-35, minuto 23).

Era la primera vez que el UCAM hacía descender la diferencia de dos dígitos, pero también sería la última. En ese momento llegaría la reivindicación de Alocén después de la lesión de Heurtel, que unida a una antideportiva de Taylor y una técnica a Sito Alonso, pareció sacar del partido momentáneamente a los universitarios cuando mejor se encontraban, en un estado que tanto había costado alcanzar. Así, el 0-8 murciano era respondido por un 10-0 madrileño, que no volvería a conceder dos canastas seguidas del UCAM hasta conseguir la veintena de puntos de ventaja.

Esta llegaría poco después de iniciado el último cuarto (68-48, minuto 33), que reflejó una máxima diferencia de 23 puntos en el marcador en dos ocasiones, el 71-48 y el 73-50 cuando quedaban cinco minutos. Con el conjunto blanco ya muy relajado, el UCAM sumó un buen puñado de puntos, especialmente por parte de un Webb III al que, dejando de un lado las exigencias de acierto en pretemporada, sí interesa ver más participativo.

Cerrándose el choque con un 80-65 final, el UCAM volverá a jugar mañana, de nuevo a las 20:00 y en el Martín Carpena, frente al anfitrión Unicaja.

Ver noticia en: www.laverdad.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *