El Barcelona es un disparate | LaLiga SmartBank 2021


Actualizado

El equipo de Koeman, y tambin el de sus cuatro capitanes, todos ellos titulares, tambin pierde en Vallecas ante un Rayo que no le ganaba desde 2002. Falcao, tras una prdida de Busquets y un quiebro a Piqu, marca el nico gol del partido.

Falcao celebra su gol ante Sergio Busquets.JAVIER LIZNEFE
  • Narracin y estadsticas As vivimos el partido en directo
  • Clasificacin La preocupante situacin del Barcelona

Este Barcelona, el de Ronald Koeman, y tambin el de sus cuatro capitanes, es un disparate. Una broma de mal gusto. Y nadie en el palco le pone remedio. Es conocida su incapacidad para competir con los grandes de la Liga y su plena insuficiencia en Europa. Pero ya no importa la competicin. Tampoco el rival o el escenario. El despropsito es siempre el mismo. La derrota aconteci esta vez en Vallecas ante un Rayo que no ganaba a los azulgrana desde hace 19 aos. El Bara deforma la historia a su paso. (Narracin y estadsticas)

No hubo ms que ver el trote cachazudo de Philippe Coutinho para entenderlo todo. La decrepitud se qued a vivir en este equipo. El ftbol, adems, tiene una insultante capacidad para pasarte por encima cuando desaparece todo atisbo de agilidad. De pies, de ideas, qu ms da. Cada vez que la pelota llegaba a sus dominios, Coutinho deba imaginar otro presente.

Que sera capaz de girarse como una peonza, quebrar a dos o tres rivales y ensayar aquella rosca que en su da propici que el Barcelona lo convirtiera en el fichaje ms caro de su historia. Pero la distopa concluye siempre de la misma manera, con Coutinho, clavado en el recuerdo, viendo cmo la pelota se burla de su porte narctico. Perdi 15 pelotas, 12 slo en el primer tiempo. Lo incomprensible es que aguantara en el campo 74 minutos.

Nada penaliza ms en Vallecas que la lentitud. El barrio se traga a todo aquel que se detiene. Conviene contra el Rayo de Iraola jugarse la cara en cada duelo, algo que no puede entender este Barcelona que an debe pensar que con la calidad basta. La primera accin de juego fue metafrica. Saque de centro y primera prdida de baln azulgrana. Fue a peor. scar Trejo, el capitn franjirrojo que amaneci buscando un gol desde el centro del campo, pareca el cclope Polifemo devorando hombres.

El zarpazo del tigre

Fue precisamente Trejo quien le arrebat una pelota a Sergio Busquets que acab siendo letal. Falcao, de 35 aos, y Piqu, de 34, se disponan a batirse en un duelo que acab siendo demasiado desigual. Al colombiano no le hizo falta siquiera correr. Le bast con un recorte que dej al central del Barcelona a una eternidad de la pelota. Ya sin nadie que le incomodara, Falcao tir de instinto. Ajust tanto su golpeo con la zurda que Ter Stegen no pudo ms que repetir ese gesto de impotencia convertido ya en sea de identidad.

Atrapada la ventaja, el Rayo ofreci al Barcelona la posibilidad de redimirse. Aunque es tal el despropsito tctico de este equipo de Koeman (toc el 4-2-3-1, con Dest de extremo y Sergi Roberto por detrs) que toda opcin deba nacer del mpetu individual, nunca colectivo. Y ah quien ms destac, con mucha diferencia, fue Nico Gonzlez. Ha heredado el jovencito la claridad de ideas del legendario Fran. Mientras sus compaeros se miraban sin saber bien qu diantres hacer, Nico generaba ventajas ante cada control orientado. Un pase vertical con la potencia justa para descuartizar lneas hacia el Kun Agero, por primera vez titular, deba dejar al argentino solo ante el meta Dimitrievski. A Agero quiz no se le pueda ya pedir que llegue el primero a la pelota. Hizo lo que pudo. Apenas pudo tocar el baln antes de que apareciera el meta del Rayo.

Un equipo que hace aguas

Ni mucho menos ayuda la nula confianza de los futbolistas, que incluso deben creerse ya mucho peor de lo que son. Le ha pasado a Frenkie de Jong, ahora lesionado. Y le est pasando a Memphis Depay, que comenz la temporada como un rayo y que ahora deambula como alma en pena. Tuvo el neerlands, eso s, dos acciones de mrito que acabaron de la peor manera. En el primer acto, y ya con 1-0 en el marcador, centr al interior del rea para que Sergio Dest repitiera su disparo a la nada del clsico. Mientras que en la segunda parte, ya en pleno acoso barcelonista, Memphis forz un penalti a scar Valentn. l mismo lo fall. Su mirada desvel la derrota. Y su golpeo con el pie, condicionado por el miedo, lo confirm.

Koeman estaba clavado en su silla roja de Vallecas. Sacaba jugadores sin ton ni son. Sin plan. Sin sentido. Se quit de encima a Nico, su nico faro, mientras fueron entrando Demir, Gavi y Luuk de Jong. Agero, con los pulmones en la trquea, acab consumido sin remedio en esos ocho minutos de aadido que de nada sirvieron. Ya lo dijo Piqu contra el Atltico. Tambin sirvi contra el Rayo. Podra haber estado el Bara tres horas jugando que no habra marcado.

El ftbol avanza. Pero el Barcelona hace ya demasiado que ni pestaea.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Ver noticia en: www.elmundo.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *