Copa Davis 2021: Rusia, el rival al que nadie quiere ni ver en la Copa Davis


Catorce años lleva Rusia sin disputar una final de la Copa Davis. Fue en el Memorial Coliseum de Portland, con Andy Roddick y James Blake liderando el último triunfo estadounidense en la competición y el único en lo que va de siglo. Ver para creer. Los rusos defendían corona pero no pudieron contar con Marat Safin, que decidió renunciar.

El segundo ruso en encabezar la clasificación de la ATP -el primero había sido Yevgeny Kafelnikov– había sido pieza clave en las conquistas de 2002 y 2006 pero esta vez decidió dar un paso al lado argumentando que sus compatriotas Mikhail Youzhny, Igor Andreev y Dmitry Tursunov se amoldaban mejor a la superficie elegida por los anfitriones.

Rusia apuntaba muy alto hace dos años, pero entonces fue Daniil Medvedev el que decidió renunciar a la Davis por la fatiga acumulada en una extenuante temporada.

Pese a ello, los rusos llegaron a semifinales antes de tropezar con la sorprendente Canadá de Denis Shapovalov, Félix Auger-Aliassime y Vasek Pospisil. El resto es historia del tenis español.

La diosa fortuna ha querido que Rusia, que esta vez sí contará con el número 2 mundial y vigente campeón del US Open, caiga de nuevo en el mismo grupo de España, como ya ocurriera en 2019 -entonces ganaron los nuestros-, en un choque de trenes que puede dejar al torneo sin uno de sus máximos favoritos a las primeras de cambio si el perdedor de esa eliminatoria no logra avanzar a cuartos de final como uno de los dos mejores segundos de grupo.

España es, más allá de Rusia, el único país con dos ‘Top 20’ en liza, Roberto Bautista y Pablo Carreño, y cuenta con un ‘arma secreta’ en la figura de Carlos Alcaraz, pero qué duda cabe que esta vez el favoritismo cae del lado ruso, sobre todo en ausencia de un Rafael Nadal que en 2019 ganó sus ocho partidos, cinco de ellos individuales, cediendo apenas un set.

El factor Djokovic

Visto así, todo favorece a la pétrea Rusia, que en esta ocasión tendrá un fondo de armario del que no podía presumir dos años atrás. Como alternativa aparece siempre la gigantesca figura de Novak Djokovic, bien secundado por Dusan Lajovic, con el que ya fue capaz de conquistar la ATP Cup en enero de 2020.

Serbia se perfila como la gran amenaza para Medvedev y compañía pero no conviene olvidar a otros países como Italia, Estados Unidos, Croacia, Gran Bretaña y, por supuesto, España.

En un torneo con apenas tres partidos por eliminatoria, el dobles puede resultar clave, algo que los rusos no han olvidado durante los últimos meses. De hecho, Rublev, su mejor doblista, ha jugado varios torneos junto a Khachanov y Karatsev, alcanzado la final del Masters 1000 de Indian Wells junto a este último.

Sin duda un escenario apasionante que puede deparar muchas sorpresas aunque todos saben que la ‘madre Rusia’ manda en las quinielas. Esperemos que España no sea la primera en pagar los platos rotos…

Ver noticia en: www.marca.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *