Champions: El City de Guardiola abruma al PSG del tridente y le deja sin la primera plaza de grupo | Champions League 2021


Actualizado

Sterling y Gabriel Jesus remontan el gol de Mbappé en un gran partido de los ingleses en el Etihad (2-1).

Messi se lamenta en el Etihad.PAUL ELLISAFP
  • 2-1 en el Etihad Narración y estadísticas
  • Grupo B El City asegura el liderato

El fútbol no lo dominan los solistas, sino los equipos.

Messi, Neymar y Mbappé deben configurar uno de los mejores ataques del mundo. O de la historia. La hipérbole, ya saben, forma parte del espectáculo. Pero mientras ellos tres apenas se preocupan de enlazar una gran jugada que justifique su leyenda, y haciendo del andar cachazudo una preocupante rutina, sus compañeros observan con desconfianza un cuadro que no es el suyo.

El Manchester City se llevó por delante a los parisinos en el Etihad. Remontar el gol de Mbappé ni siquiera le supuso demasiado esfuerzo. El triunfo, además, confirma el primer puesto de grupo para los de Guardiola. El PSG, mientras, pasa a octavos como segundo de grupo. Y con las dudas propias de quien se ve con toda la colección de cromos, pero sin un álbum numerado donde colocarlos.

No debe ser sencillo gestionar tácticamente un equipo con Messi, Neymar y Mbappé como reyes del mambo. La troika procura desentenderse de toda responsabilidad defensiva y limita sus esfuerzos a los episodios determinantes. Aunque pueda resultar difícil de entender, más aun en un escenario de acoso y derribo como el que planteó el City en su estadio.

Ausencias clave

Los locales debieron pensar que no les ocurriría lo mismo que en el Parque de los Príncipes, cuando su dominio sólo llevó a la desesperanza del marcador (2-0). Desde el mismo amanecer el equipo skyblue se fue a por Keylor Navas. A ello contribuía la escasa presencia del PSG en el centro del campo, con Ander Herrera y Gueye corriendo desesperados sin poder limitar los avances que ordenaba Rodri una y otra vez. Herrera y Gueye, por supuesto, reventaron.

Ni siquiera parecía penar Guardiola ausencias clave como la de Kevin de Bruyne, su principal generador en ataque, Foden, que debía ser quien ejerciera de falso ariete en vez de Bernardo Silva, o Grealish, fundamental para crear superioridades. Así que fue Mahrez, desde el perfil diestro del ataque, quien comandó buena parte de las embestidas locales. Y también quien comenzó a estrechar la soga. Una falta lateral del franco-argelino fue cazada en el aire por Stones. Cuando la pelota entraba, Kimpembe se las apañó para evitar bajo palos el gol inaugural. Justo después era Keylor Navas quien intervenía ante la réplica sin ángulo de Mahrez.

El PSG no daba síntomas de respirar. Y Mahrez seguía a lo suyo. Aunque con tan mala pata que cuando ya cantaba el gol se plantó Achraf frente a Keylor para sacar la pelota con la cabeza. Las ocasiones se sucedían sin remedio. Gündogan estrelló un balón en el palo, y otra vez Mahrez, quién si no, descubrió esa buenaventura que acostumbra a acompañar a Keylor en las grandes noches europeas. No fue un buen día para reclamar la titularidad de Donnarumma, el mejor portero de la pasada Eurocopa.

Delicioso Rodri

Pero es tan transparente el PSG en su propuesta que ni siquiera extrañó el azote con el que castigó al City la primera vez que conectaron Neymar, Messi y Mbappé, ya en el inicio del segundo tiempo. El brasileño dejó pasar el balón con gracia; el argentino, que venía avanzando desde la zona central, tiró un buen centro; y el francés, tras un oportuno rechace defensivo, encontró el disparo que venía esperando. Sólo tuvo que hacer pasar la pelota bajo las piernas de Ederson para adelantar a su equipo.

El City, en vez de frotarse los ojos y lamentarse ante lo ocurrido, siguió a lo suyo. Y las costuras del PSG ya se abrieron definitivamente. En un cuarto de hora le dio la vuelta al marcador. Que no al partido, porque éste había sido suyo desde el primer minuto. En el gol del empate tuvo mucho que decir Rodri, delicioso en el pase a Walker que acabó por originar el remate final de Sterling. El 2-1 lo atrapó Gabriel Jesus gracias a una buena dejada de Bernardo Silva en el área.

Luis Enrique, en su primera temporada triunfal con el Barcelona, supo llevar a Messi, Luis Suárez y Neymar a la conquista europea en Berlín de 2015. A Pochettino le queda trabajo por delante si pretende salir adelante con un equipo partido en dos.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Ver noticia en: www.elmundo.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *