Celebremos Madrid 2021 | Marca


En los próximos días, Madrid, una capital que desde el desencanto con la fallida candidatura de 2020 había perdido el pulso deportivo internacional, va a ser el escenario de grandes acontecimientos deportivos. El mérito de albergar en los próximos días la Copa Davis y la Madrid Horse Week, del calendario internacional hípico, en tiempos de pandemia, dice mucho de la cintura organizativa de la ciudad.

La capital de España, y también otras ciudades que han optado por esta vía, ha encontrado en el deporte una gran plataforma de promoción. La etiqueta de Capital Mundial del Deporte, para lo que se postuló la ciudad de Madrid con éxito, tiene que venir arropada desde este tipo de acontecimientos que pongan altavoz a una metrópoli excesivamente sujeta a lo que acontece en el Bernabéu y el Wanda Metropolitano, los dos innegables pulmones deportivos.

Sin hipotecar los presupuestos, aunque ahora ya los fees del deporte comienzan a poner los pies en el suelo -afortunadamente eso de pedir 5 millones de partida por un Mundial se está exterminando-, una ciudad con pretensiones debe cabalgar entre el equilibrio del deporte salud para sus ciudadanos y el deporte espectáculo como recreo y también como foco de turismo. No se trata solo de poner a la gente a correr.

La Davis ha aprendido de su primera experiencia, poco productiva para el sector hostelero por esos horarios que no ayudaban a que los euros repercutiesen también fuera de la Caja Mágica; la competición hípica forma parte de ese círculo, algo elitista cierto, que activa un turismo que Madrid (o la ciudad que aspire) debe aprender a combinar con la arteria de grandes tiendas y otros espectáculos culturales.

El deporte tiene la buena costumbre de adelantarse a todo, también al periodo de recuperación económica, y en espectáculos como los que se van a vivir este fin de semana es en los que debe apoyarse. Especialmente para transmitir la aparente normalidad (con mascarilla) que el país comienza a vivir, mientras en Centroeuropa muchos países recluyen a sus ciudadanos y celebran espectáculos a puerta cerrada. Algo que por cierto no se ha valorado en este país: ser la nación por encima de 20 millones de habitantes con más porcentaje de vacunados. Para una cosa que se ha hecho bien, no sabemos ni venderlo.

Ver noticia en: www.marca.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *